Habilidades

Ir abajo

Habilidades

Mensaje por War and Peace el Lun Abr 18, 2011 10:52 pm

Habilidades Elementales

En Heaven to Hell manejamos una tabla con seis elementos: Fuego, Agua, Viento, Tierra, Hielo y Electricidad. Estos elementos son poderosos por sí mismos pero van ligados de la clase del personaje, son fuertes a otros dos elementos y, a su vez, débiles a dos más. Aquí no jugamos con dados o números así que si bien esto es una guía el poder de los elementos y su utilización dependerá mucho de su forma de rolear y de llevar estos poderes.

A continuación dejaremos una descripción de cada elemento:

Fuego: El fuego es el elemento de la transformación profunda, protección, destrucción y sentimientos. Es uno de los elementos más fuertes y más difíciles de dominar por su naturaleza salvaje y conquistadora, esparciéndose incluso sobre la mano del quien lo controla. Comúnmente atribuidos a los demonios, este elemento está fuertemente ligado a las emociones por lo que suele descontrolarse si quien lo maneja no sabe dominar primero su corazón.

Agua: Representa limpieza, transformación interior y purificación. Es común que este elemento sea identificado con el bien y los de corazón puro al igual que el viento, aunque no significa que no se vean demonios con este control. Es un elemento fácil de controlar así como muy fiel si se le respeta y se le utiliza con sabiduría. Este elemento tiene capacidades curativas a niveles altos por lo que los seres celestiales con dicho poder gozan de gran estatus entre los suyos.

Viento: Es sinónimo de la mente, el pensamiento, la inteligencia y la comunicación. Es un elemento muy volátil y sutil para manejar, solo las criaturas con una mente centrada y avispada pueden controlar con gracia y elegancia este elemento que puede ser tan mortífero como sanador.

Tierra: Es base de la seguridad, crecimiento, prosperidad y conexión con la naturaleza. Este poder permite el control sobre las rocas y en niveles más avanzados volverse parte de la tierra volviéndose uno un radar, sintiendo las vibraciones de la misma y conocer todo lo que se mueve a su alrededor. Es un poder que hace más énfasis en la defensa que en el ataque.

Hielo: Los adeptos a controlar este elemento son comúnmente seres de carácter templado, estricto y sin misericordia, de pensamientos limpios y claros así como duros. No se dejan llevar por sentimientos y tienden a ser manipuladores por naturaleza, en muy pocos casos este poder se ve en seres celestiales y éstos suelen ser de carácter firme y decidido.

Electricidad: La velocidad es la parte esencial para el control de este elemento tan chocante y salvaje. Incluso más salvaje que el fuego, pues ésta es una energía en constante movimiento y que busca por sí misma un camino de escape en cuanto su dueño falla o se distrae en su dominio. Sólo personas de carácter calmo y de rápido pensamiento pueden controlar con comodidad este poder que sólo trae caos y violencia, pues no puede usarse de manera defensiva hasta niveles demasiado altos.

Debilidades y fortaleza de cada elemento:

Cada elemento está representado y en el centro se ve el equilibrio de la energía negativa y la positiva.



Elemento: Fuego.
Es débil a: Hielo y Agua.
Es fuerte a: Tierra y Viento.

Elemento: Agua.
Es débil a: Hielo y Electricidad.
Es fuerte a: Fuego y Tierra.

Elemento: Viento.
Es débil a: Fuego y Tierra.
Es fuerte a: Hielo y Electricidad.

Elemento: Tierra.
Es débil a: Agua y Fuego.
Es fuerte a: Electricidad y Viento.

Elemento: Hielo.
Es débil a: Electricidad y Viento.
Es fuerte a: Fuego y Agua.

Elemento: Electricidad.
Es débil a: Viento y Tierra.
Es fuerte a: Hielo y Agua.



Magia negra / Magia blanca - Energía divina / Energía corrupta.

En el mundo existen dos energías complementarias y contrapuestas que fluyen por la Creación manteniéndose en mutuo equilibrio: la Luz y la Oscuridad.

En sus orígenes, el mundo fue inundado por la energía divina que fluye desde el mismo Creador en abundancia infinita. Esta energía es benévola por naturaleza, de fuertes capacidades sanadoras, y orientada hacia el amor, la vida y la protección. Se nutre del amor que llevó al Creador a materializar las maravillas del mundo, y otorgarlas como dones gratuitos a sus hijos en tiempos míticos. Las criaturas divinas que rodeaban al Hacedor canalizaban esa energía y la derramaban por el Universo, y las criaturas terrenas que tuvieran Fe podían a su vez otorgar a los demás la que ellos mismos recibían.

Pero algunas de esas criaturas contemplaron las maravillas del mundo con ojos codiciosos, se vieron a sí mismos y se consideraron superiores a los demás. Un nuevo tipo de energía fue creado, cuando la luz que había en sus almas se volvió densa y oscura, alimentada por el egoísmo, la avaricia, la lujuria y el deseo de hacer el mal.

Estas criaturas cayeron del Paraíso y se hundieron en las entrañas de la Creación. Allí edificaron un reino de Oscuridad, para lanzarse a la conquista y destrucción de todo lo que había sido creado. Eran alimentados por esa energía divina corrupta, invertida con respecto a sus propósitos originales, y transformada en el opuesto de lo que había sido en un principio.

Había surgido la energía oscura.

Desde entonces, Luz y Oscuridad se enfrentan continuamente por la preservación de la Creación, la una alimentada por la Fe y la otra por la Corrupción. Los ángeles canalizan energía divina, y los demonios, energía oscura. Ambas son muy poderosas, aunque su fuerza depende de la calidad de aquel que la invoque. Una Fe profunda o una corrupción profunda, son la llave para un gran poder.

Dado que la energía oscura surgió de una corrupción de la energía divina, ésta es vulnerable ante aquélla pues puede ser fácilmente corrompida. Un canalizador de energía divina que pierda su Fe o albergue sentimientos negativos, ve disminuido su poder. De hecho, parte de la intención de los seres demoníacos es corromper a todos los demás y sembrar en los corazones su propia maldad.

Por otro lado, la energía divina es Luz pura. Cuando una criatura que vive en la oscuridad es expuesta súbitamente a la luz, se quema y se enceguece. Del mismo modo, la energía oscura es fácilmente dañada por la energía divina, y un canalizador divino puede hacerle más daño a un canalizador oscuro, siempre y cuando su Fe se mantenga a salvo de la corrupción.


avatar
War and Peace
Admin
Admin

Mensajes : 36

http://heaventohell.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.